Los ataques de ansiedad suelen aparecer en situaciones que parecen desbordar a la persona y que no puede tramitar bajo los recursos habituales. En este sentido, los síntomas más habituales son las náuseas, los malestares estomacales, los temblores, el aumento de la frecuencia cardíaca, que dependiendo de la intensidad de la experiencia, pueden ser muy aterradores.

images (8)

De acuerdo con esto, es importante saber como controlarlos, para poder disminuir su intensidad y así volver más rápidamente a un estado de calma.

Cuando estamos experimentando un ataque de ansiedad, lo primero que debemos hacer es respirar de manera controlada y profunda, lo que ayudará a evitar la hiperventilación y a inhalar suficiente oxígeno lo que incidirá a reducir el nerviosismo y el estrés.

Además debemos hacer un proceso de relajación muscular progresiva, es decir contraer y relajar los distintos grupos musculares, que harán liberar la tensión.

Una forma muy útil de liberar un poco de ansiedad es escribir las sensaciones que sentimos, esto es poner en palabras aquello que sentimos y que nos invade. Además, compartirlo con otras personas puede ser muy liberador, ya que es una forma de simbolizar la ansiedad.

Por último, sí estos ataques son muy frecuentes y prolongados, conviene consultar con un terapeuta,