La rutina que a diario realizamos, incluyendo la alimentación, el descanso, el ejercicio físico, y los hábitos no tan saludables que también suelen formar parte de la rutina, inciden de manera directa en la salud, sobretodo en la salud cardiovascular. En este sentido, si lo que buscamos es gozar de una buena salud cardiovascular, hay que estar atento a los hábitos de nuestra rutina.

images (30)

La alimentación juega un papel fundamental en la salud en general y en el corazón en particular.

En este sentido, las dietas ricas en grasas y poco balanceadas, con alto porcentaje de carbohidratos y azúcar, tienden a ayudar a aumentar de peso lo que puede favorecer la aparición de otras enfermedades que incidirán de manera directa en la salud cardíaca.

El estrés, es decir los momentos de mucha tensión, presión y ansiedad que con regularidad aparecen durante el día, aumentan la frecuencia cardíaca y con ella la presión arterial, lo que acelera el trabajo cardíaco y  así aumentan las probabilidades de que se produza un infato al miocardio.

Por último, los chequeos médicos periódicos deben ser realizados efectivamente y no postergarlos, como habitualmente sucede, en tanto permiten detectar de manera rápida y preventiva cualqueir patología lo que da lugar a tratarla y así prevenir riesgos mayores.