El cobre, es decir este material  brillante y rojizo, que naturalmente se encuentra en la tierra, en el agua y en las rocas, tiene sus repercusiones, además del mundo de la electricidad y adornos, en la coméstica, teniendo unos efectos extremadamente benéficos para nuestra piel.

cobre_reciclado_12

El cobre, es un elemento químico esencial para el correcto funcionamiento de las células, y es uno de los minares que se encuentra presente en nuestro organismo y por eso, uno de los más importantes.

Son múltiples las propiedades que tiene este elemento, y este es uno de los motivos por los que se convirtió en uno de los elementos más importantes en el mercado de la belleza.

Entre sus beneficios, se destaca que tiende a reforzar la estructura de elastina y colágeno, que son los responsables de darle a la piel la firmeza y su elasticidad.

En este sentido es un elemento muy importante cuando de estrías y de celulitis se habla, al igual para los tratamientos destinados a combatir las líneas de expresión o arrugas.

El cobre es una útil sustancia para tratar los daños que se producen como consecuencia de la exposición al sol, y también para frenar los signos del envejecimiento.