Son el miedo y la inseguridad el principal alimento de los ataques de ansiedad o de pánico. Éstos, al no ser una enfermedad en sí misma, sino más bien un estado de descontrol, no tiene un tratamiento específico que lo trate. La mayor solución que encontramos para los ataques de ansiedad es el autocontrol, que se logra a partir de distinas terapias, que a continuación explicitaremos.

tratamiento-para-ataque-de-nervios-y-ansiedad

Una de las terapias que más funcionan es la respiración. Debemos sentarnos cómodamente, relajarnos y comenzar lentamente a llenar la parte alta de nuestros pulmones, manteniendo el aire por unos segundos y luego de forma progresiva y lenta, lo iremos expulsando.

Las infusiones relajantes pueden colaborar. Conviene que sean bebidas que no tengan cafeína, sobre todo si se beben antes de ir a dormir. El sueño es muy importante para que nuestro cuerpo esté preparado y en condiciones de aceptar y aprender lo que pretendemos enseñar, a saber el autocontrol.

Es muy importante no consumir tabaco, cafeína ni alcohol, o regular lo mas que se pueda su consumo, porque son máximos enemigos de la ansiedad.

Además se debe hacer deporte, ya que al descargar el extra de energía, permitirá ir disminuyendo progresivamente el efecto de los ataques. Por último, también se debe prestar atención a la alimentación, comiendo frutas, pescado, carne, legrumbres y verduras.