Es que común que en el adiestramiento canino  se den conductas que aunque en el momento parecen alegres y simpáticas, son molestas y con el tiempo se vuelven más molestas aún. Una de las conductas molestas por excelencia es cuando el perro salta a las personas. En este sentido, es común que cuando son cachorros los perros, lass personas dejan que lo haga, porque resulta un saludo adorable sin embargo con el tiempo nos resultará molesto y nos gustaría que deje de hacerlo. Teniendo en cuanta que son muchas las personas a las que le sucede esto con sus perros, en lo que sigue te contamos qué hay que hacer para que el perro no salte a la gente.

descarga (2)

Son dos razones principalemente por las que, en términos generales, podríamos decir que los perros suelen saltar a la gente. Una de ellas es la dominancia, en tanto pueden hacerlo como un modo de macar territorio y demostrar que él es quien domina en ese lugar. La segunda razón tiene que ver con una manera de saludo amistosa. En este caso se tratan de perros que están muy domesticados y se acostumbran a saludar con efusividad, que tiene que ver con una conducta que su dueño delineo y luego acostumbran a hacerlo con todas las demás personas.

EL PRIMER SECRETO: ADIESTRAR A LOS PERROS A TIEMPO

Lo primero que se debe tener presente y no sólo para solucionar  este caso en particular, sino para todos los casos de conducta en general, es hacer un correcto adiestramiento del perro a tiempo. Para que él aprenda a tener conductas adecuadas ante otras personas y no desarrolle comportamientos considerados negativos, la única solución es educarlos desde el primer día que llega al hogar, es decir desde que son cachorros.

descarga (3)

Lo más probable entonces es que si hemos maleducado a nuestro perro cuando era cachorro, cuando él sea adulto podrá tener ciertos comportamientos inadecuados que resultan muy difícil de cambiar, porque es lo que él ha introyectado desde pequeño.

Tres características básicas que se deben tener presente en el momento de adiestar a los perros, corren por cuenta del dueño y son: el ser determinantes, consistenes y perseverantes.

EL SEGUNDO SECRETO: IGNORARLO CUANDO TENGA ESTAS CONDUCTAS

Una de las primeras soluciones a este problema conductual es ignorarlo cuando hace este saludo efusivo o bien cuando lo hace por dominancia. En este sentido, si él con esta conducta no logra llamar nuestra atención o imponerse, con el paso del tiempo lo más seguro es que deje de lado este comportamiento, por no conseguir los resultados esperados, a saber, llamar nuestra atención.

images (2)

Esto no se trata de no demostrarle cariño, ya que éste es indispensable para ellos como mascotas. De lo que se trata es de calibrar este afecto y ver en qué momento es oportuno. En este sentido, cuando él deje de saltar sobre nosotros, y se haya tranquilizado, recién ahí podemos acariciarlo e ir a jugar un rato con él.

EL TERCER SECRETO: ENSEÑARLE AL PERRO UN CONTRA-COMANDO

Como ignorar a nuestro perro puede ser algo difícil de llevar acabo cuando ellos son cachorros, ndo son pequeños, lo ideal es redirigir su comportamiento con un comando que el ya tenga conocimiento. Lo difícil de esta solución es que para llevarla adelante, primero debemos haber enseñado una conducta.

En este sentido, los expertos consideran que las conductas ideales para implementar de contra – mando es mandarlos a sentarse, que se tumben para que puedan dejar de estar nerviosos y estar más relajados. Otros creen que se debería ordenar que haga algo más dinámico para que pueda dejar de estar hiperactivo. De todas maneras, lo verdaderamente importanteta es que nuestro perro pueda hacernos caso siempre que se lo ordenemos.