Generalmente limpiar los muebles es una tarea aburrida, porque lleva tiempo y éstos jamás quedan como lo imaginamos. Es por esto que a continuación te ofrecemos una serie de consejos para que puedas limpiar tus muebles de manera sencilla, y sobretodo rápida.

30_from-a-lost-city-10

Lo primero que debemos hacer es chequear cuál es el material principal del que se encuentra compuesto el mueble, ya que en función de este elegiremos el tipo de limpiador que más se ajusta a las particularidades del material.

Para los muebles de plástico, como sillas o estantes, lo mejor será pasar un trapo húmedo, y si se quiere se puede ayudar con un poco de jabón. Es importante no hacer demasiada fuerza al momento de repasar, ya que este tipo de material puede rayarse.

Para los muebles hechos de metal,  se debe tener en cuenta jamás usar agua de forma directa, ya que éste puede oxidarse. Es por esto que se debe utilizar una tela que ya no utilicemos, humedecida con un poco de agua nada más.

Por último, los muebles de madera conviene limpiarlos con productos especiales para este materal, que generalmente se vende en las pinturerias o en los mercados mismos. Estos líquidos no sólo ayudan a limpiar la madera, sino a protegerla.