Sí bien son conocidos y evidentes los beneficios que aporta la leche al organismo, muchas personas sin embargo aseguran efectos adversos de este consumo. Al igual que sucede con muchos productos, la leche también ha sido víctima de un sin fin de creencias, en muchos casos falsas.

_tomar_leche_

Para no caer en falsos mitos, será mejor revelar cuáles son ciertos en lo relativo a leche y cuáles no lo son.

El mito que manifiesta que la leche sólo es benéfica en la infancia, es absolutamente una falacia. No sólo la leche, sino todos sus derivados son de crucial importancia en todas las etapas de desarrollo de la vida del ser humano.

El lema que siempre hay que hervir la leche, no es del todo cierto, ya que es necesario hervirla siempre y cuando no haya sido sometida a un proceso de esterilización o pasteurización. Es más, en caso de ser hervida demasiado, la leche tiende a perder sus valores nutritivos.

Otro mito sobre la leche es el que expresa que no sirve para hidratar el cuerpo. Otra vez estamos frente a una falsedad absoluta, ya que debido al alto porcentaje de agua que tiene en su composición, contribuye en gran medida a hidratar el organismo.

Por último, el mito acerca de que la leche en polvo tiene menos propiedades es también un error, ya que ésta comparte exactamente las mismas propiedades que la leche líquida.