Para bajar la fiebre tanto en los niños como en los adultos, no sólo se debe acudir cómo primer medida a las medicinas tradicionales, sino que ante todo debemos intentar con recetas naturales. En este sentido, además de ser muy eficaces los remedios caseros, son muy económicos, porque se hacen con ingredientes que tenemos en el hogar.

descarga (9)

Una opción que no falla es el alcohol con romero. Lo que debemos hacer es mezclar estos dos ingredientes y tomamos un paño, que remojamos en esta preparación y luego lo colocamos sobre la frente.

Otra muy buena opción es la preparación con eucalipto y ruda. Primero debemos conseguir un frasco de vidrio, y colocar en él unas ramas de eucalipto, con unas ramas de ruda, con 2 pastillas de alcanfor y llenar hasta la mitad del recipiente con ron. Durante dos días debemos dejar reposar la preparación y luego guardarla en un lugar fresco. Cuando alguién tenga fiebre, se debe calentar esta preparación en una plato de alumnio, y se lo aplica en las coyunturas calentito.

Por último, un licuado de cebolla es ideal para aumentar las defensas. Debemos licuar una cebolla con azúcar y leche, y una vez hervida la preparación, la tomamos cada dos o tres horas. Esto actuará directamente contra la infección y la fiebre.